¡Síguenos!

Deportes

Sepa por qué le decían «Chivita» a Jesús Lezama

El fanático número 1 de Leones del Caracas cambió de plano a los 104 años

Publicado

en

Chivita

Caracas 11 de mayo de 2023. Se fue «el corneta» de los Leones del Caracas, Jesús «Chivita» Lezama, aquel muchacho que acompañó al equipo desde los 23 años de edad, ya establecido en Caracas y cuando su equipo se llamaba Cervecería Caracas y jugaban en el mítico estadio de San Agustín.

Nació en Tucupita, Delta Amacuro, en 1919 pero se lo llevaron muy pequeño a Trinidad y Tobago debido a la situación de Venezuela bajo la dictadura del general Juan Vicente Gómez.

Después de la muerte del dictador, su familia decide regresar al país y asumir el reto de replantearse un proyecto de vida. Es así como, ya adolescente y con pensamientos puestos en ser militar, Lezama llega a la capital.

En Caracas estudió el bachillerato en el liceo «República de Brasil » en la avenida Baralt y más adelante fue a la Escuela de Grumetes y así conoció la vida militar por 3 años. Para el año 1941 existía un equipo llamado Cervecería Princesa, cuyo dueño era Manuel Corao.

Jesús Lezama era simpatizante de ese equipo pues en sus filas estaban varios jugadores del legendario equipo campeón mundial de béisbol en La Habana, Cuba, una de las más grandes hazañas del deporte criollo. Entre esos peloteros estaban Guillermo Vento y Luis Romero Petit, ambos eran muy admirados por «Chivita».

Pasión por el béisbol

En 1944 ya como Cervecería Caracas, Jesús Lezama era un reconocido asistente a los juegos y bajo la invitación de los dueños del propio equipo se hace formalmente fanático de su equipo para toda la vida. Los propios dueños de Leones, Oscar «negro» Prieto y Pablo Morales le dieron su primer uniforme original de la novena, lo cuál marcó su vida.

Primero era reconocido como el popular «Corneta» de los Leones y era religiosa su presencia en el estadio universitario de la UCV. Conoció a los mejores jugadores de todos los tiempos que han pasado por nuestra liga.

Una vez comentó que le hubiese gustado que el Caracas nombrara oficialmente a una madrina por la cantidad de jóvenes hermosas que apoyaban al equipo de las caras bonitas. Aunque muchas veces era esquivo a las fotos con la fanaticada, al final accedía, pero aclaraba que «no le gustaba las fotos con hombres. Para eso los Leones tenían muchas fanáticas hermosas».

No solo animó al equipo en Caracas, también viajaba con el mismo equipo y por eso los jugadores siempre lo recuerdan con afecto, incluso hasta en los momentos fuertes como la famosa tángana entre Lara y Caracas en una final en Barquisimeto dónde hasta él llevó lo suyo pero también dio.

Alegrías y emociones

Ya con la madurez no sólo en el pensamiento, sino también en el cuerpo, Lezama se dejó crecer la barba. Cuentan que una dama al tomarse una foto a su lado le agradeció y el gesto con un abrazo y las palabras «Gracias señor Chivita». Allí comenzaba otra etapa de Lezama.

Su última gran alegría en el béisbol la vivió durante la temporada 2022-2023 en una de las más emocionantes finales de todos los tiempos. Caracas y La Guaira dieron una batalla que nunca olvidará «Chivita» y se llevará en su recuerdo para siempre.

Al finalizar ese juego con un jonrón, el estadio parecía caerse y las emociones se desbordaron. Muchos estaban buscando a Lezama en el estadio para protegerlo de cualquier vaso o cerveza mal ubicado.

Ya Lezama, quien recién había cumplido los 104 años, estaba en el terreno de juego junto a sus campeones, los gloriosos Leones del Caracas, que hoy despiden a su fanático número 1. ¡Gracias Chivita! pues esa lealtad de fanático en las buenas y malas, es el vivo ejemplo de la lealtad que necesita la Patria.

Haz click y comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
¡Escuche Radio Miraflores!